¿La droga de los mercados? Quantitative easing (QE)

Según la Wikipedia: “La flexibilización cuantitativa (en inglés Quantitative easing, cuyo acrónimo es QE) es una herramienta no convencional de política monetaria utilizada por algunos bancos centrales para aumentar la oferta de dinero, aumentando el exceso de reservas del sistema bancario, por lo general mediante la compra de bonos del propio gobierno central para estabilizar o aumentar sus precios y con ello reducir las tasas de interés a largo plazo.

Esta medida suele ser utilizada cuando los métodos más habituales de control de la oferta de dinero no han funcionado; como cuando el tipo de interés de descuento y/o tasa de interés interbancaria están cerca de cero.”

Situación actual en gran parte del mundo…. ¿Qué hacer cuando ya has rebajado al máximo -o a un grado razonable- los tipos?

En The Guardian lo definen como “una grave adicción de los mercados a las drogas”. El artículo es interesante y merece la pena echarle un vistazo: Quantitative easing: the markets are struggling with a serious drug habit

Extracto:

“Los analistas de Morgan Stanley dicen que estamos al borde de la tercera ola de alivio monetario global. La primera fase se produjo en el invierno de 2008-09, cuando las tasas de interés se redujeron prácticamente a cero y la flexibilización cuantitativa se introdujo como medida “temporal”. La sequía de crédito significó la oferta monetaria se contraía y existía el temor de ser succionados de vuelta a la década de 1930”

Anuncios
Enlace

Sobre las guerras de divisas y la política monetaria

“Cuando los bancos centrales han reducido su tasa de interés a corto plazo a cerca de cero y por lo tanto agotado sus métodos monetarios convencionales, recurren a medios no convencionales como QE o convencer a la gente de que la inflación se elevará. Ambas acciones deben bajar los tipos de interés real (ajustados por inflación).

Esto puede estar ocurriendo ahora en Japón. El objetivo principal de esta política es estimular el gasto interno y la inversión. Como un subproducto, la disminución de las tasas reales suele debilitar la moneda y a su vez tiende a deprimir las importaciones. Pero si la política tiene éxito en la reactivación de la demanda interna, con el tiempo dará lugar al aumento de las importaciones.!

Sobre las guerras de divisas y la política monetaria