No importa el “Made in __” sino el valor añadido

Gracias a un nueva cuenta que he empezado a seguir en Twitter recientemente (@WorldTradeLaw) -y que recomiendo a todo aquel con interés por el comercio internacional- encontré un artículo sobre las exportaciones y si el “Made in X” es relevante o bien, como he escuchado alguna vez, lo importante es de donde procede el valor añadido. (Aquí la noticia en el Washington Post)

Dejo para otro día una breve reseña al tema de la impresión 3D (que en mi opinión va a revolucionar el modelo de economía tal y como la conocemos, especialmente en lo que se refiere al comercio internacional de bienes) y busco datos para la balanza comercial.

He elaborado el gráfico debajo de estas líneas tomando los datos del Banco Mundial. Representa el saldo en cuenta corriente de la balanza de pagos en dólares americanos a precios actuales. La escala que he aplicado es en miles de millones. Versión a tamaño completo aquí

imageOMG!, atención la caída de China desde el inicio de la crisis y la subida de Arabia Saudita (productos manufacturados vs. Recursos energéticos –petróleo-)

¿Y qué es el saldo en cuenta corriente? Pues nada más y nada menos que la suma de las exportaciones netas de bienes, servicios, ingresos netos y transferencias corrientes netas. Según la Wikipedia, “expresa si un país ha gastado o no más de lo que su capacidad de renta le permite […] Cuando un país compra más de lo que vende tiene que financiar la diferencia con préstamos; por el contrario, si vende más de lo que compra, puede prestar a otros con el excedente generado. Este principio es una característica de la balanza comercial.”

¿Y esto es bueno o es malo? En todo caso, cabe precisar, ¿bueno o malo para quien? Además, si se financia el excedente… ¿quien concede esa financiación? Es un debate que viene de largo. Traduzco algunos párrafos del citado artículo que ha despertado mi interés:

“El iPhone en mi bolsillo fue “hecho” en China. Cuando fue importado a los Estados Unidos, fue tratado por el servicio de Aduanas de EE.UU. como un producto 100% chino, y añadió alrededor de 230 dólares al déficit comercial de 315.000 millones de Estados Unidos con respecto a China.

Pero mi iPhone está lejos de ser 100% chino. Fue montado por trabajadores chinos, pero la mano de obra china añadido sólo alrededor de 10$ al coste final. Los componentes de la batería del iPhone, los chips, la pantalla táctil, etc. provienene de proveedores en Europa, Asia y Estados Unidos. Mi iPhone también fue “Designed by Apple in California” y los trabajadores estadounidenses eran responsables de la mayor parte del desarrollo de software, gestión de producto y marketing. En definitiva, Apple y sus empleados estadounidenses capturaron más de la mitad del valor del iPhone.

Cada vez más, los expertos en comercio busca en las corrientes comerciales mundiales esta perspectiva de “valor añadido”. Este nuevo punto de vista no es sólo para los ‘expertos’ en el comercio. También tiene un gran potencial para ayudar a las autoridades de Estados Unidos tomar decisiones más inteligentes sobre el comercio, la globalización y el desarrollo económico.

Un nuevo estudio de la OMC / OCDE muestra que el déficit comercial de Estados Unidos con China es en realidad un 25 por ciento más bajo en términos de valor añadido. La balanza comercial global de Estados Unidos sigue siendo la misma, pero el valor de los insumos importados utilizados por los productores chinos se atribuye a los países proveedores de China, como Japón y Alemania, en lugar de China. El mismo estudio también muestra que los servicios -como el diseño, el desarrollo y la logística son un componente muy importante embebido de las exportaciones estadounidenses de bienes manufacturados. Por ejemplo, los servicios representan un asombroso 40 por ciento del contenido total de las exportaciones estadounidenses de vehículos y equipo de transporte.”

Buscando la fuente de la fuente, cual David Livingstone en busca del origen del río Nilo, aunque difícil de encontrar, aquí está: Trade in value-added: Concepts, methodologies and challenges. El texto es fácil de leer si se sabe un poco de inglés y utiliza bastantes ejemplos, como el del Iphone que he citado y que copia el medio de comunicación.

image

También recommendable Trade in Value Added and the Value Added in Trade por Robert Stehrera, del Vienna Institute for International Economic Studies y a la nota que le precede: International integration of production: factor trade and employment effects.

Anuncios